miércoles, 6 de abril de 2011

"¿Narco-turismo? No, en Tepito ofrecemos turismo-negro"

Segunda parte de la entrevista con Alfonso Hernández, cronista del Barrio de Tepito (México DF)



ManuVpC
Los años pasan… y los tiempos cambian. Sin embargo, en opinión de Alfonso Hernández, cronista y 'hojalatero social' de Tepito, el popular barrio bravo sigue manteniendo su esencia como "un tianguis global" en donde el boxeo, la danza, los tacos de vísceras, y la picardía de sus pobladores para alburear (el arte de hablar en doble y hasta en triple sentido) más la "fenomenología del relajo" le dan "una identidad propia" a este suburbio del norte de la ciudad de México, también conocido por acoger el santuario de la llamada Señora de los Ciclos, la Santa Muerte. "Hay mucha gente que considera esta imagen como un realismo grotesco, pero en el barrio la vida y la muerte se ven como muy buenas comadres. Ambas se llevan bien, aunque cada una haga lo suyo", explica Alfonso, quien además defiende en esta entrevista los 'safaris' por Tepito como parte del 'turismo-negro' de la ciudad, rechazando el concepto de 'narco-turismo'.

****

En la primera parte de la entrevista hablaba de 'safaris' por Tepito. Sin embargo, hay medios de comunicación que a esto lo llaman 'narco-turismo'…
Nosotros preferimos el término 'turismo negro'. Narco-turismo, no. Porque en los años que llevamos haciendo el 'safari' en Tepito nunca hemos tenido un incidente, ni de robo ni de violencia. Y eso que traemos grupos de todo tipo: chicos, medianos, grandes… y los llevamos con plano en mano por donde ellos quieran.

"En la ciudad de México la cultura es un espectáculo y el arte un objeto de consumo. Aquí todo es Shakira y mercadotecnia"
Con la llegada de la 'globalización' barrios históricos, como por ejemplo el de Lavapiés en Madrid, han ido poco a poco perdiendo esa esencia que veíamos en las películas de Lola Flores y Agustín Lara. ¿Le está pasando esto a Tepito?
En mi opinión, Tepito se mantiene como un tianguis global. Es decir, ya forma parte de la economía global. Sin embargo, el estar a ocho calles del centro de poder político y religioso más importante del país le ha significado un costo muy grande, la pérdida de muchas cosas. No obstante, el barrio mantiene su identidad, con un habla popular propia que es el albur (el arte del doble y hasta del triple sentido), la cual tiene como código la picardía mexicana. Entonces, la suma de esa picardía más la fenomenología del relajo ('cabrón cómo le haces para que no te chinguen') le da una identidad muy particular a esta comunidad. Es el orgullo del lugareño.

"Tepito reivindica la cultura de la pobreza; somos un barrio pobre que dejó de ser miserable"
¿Sería por tanto el albur y el boxeo las principales señas de identidad de Tepito?
Sí, junto a la comida (migas y tacos de vísceras de res) y el baile (la changa).

¿Qué se está haciendo para promover estas señas de identidad cultural en detrimento de la mala imagen del barrio? ¿Reciben algún apoyo?
La Secretaría de Cultura no está haciendo nada. Nosotros, el gran problema lo tenemos con la educación oficial porque reivindicamos a Tepito como un enclave de la cultura de la pobreza, como un barrio pobre que dejó de ser miserable. Sin embargo, en la ciudad de México la cultura es un espectáculo y el arte un objeto de consumo, y si no estás en esa línea no eres culto ni tienes acceso a la cultura. Aquí todo es Shakira y mercadotecnia.

Hablando de señas de identidad, otra muy importante para el barrio es la Santa Muerte. Para alguien que no sea de aquí, ¿cómo puede explicarse el culto a esta imagen de un esqueleto con guadaña?
En el México prehispánico se reconocía la dualidad del Señor y la Señora de los Muertos. Pero todo eso se combatió con el catolicismo, con cuya llegada el concepto de la muerte se fue domesticando con la celebración del Día de los Difuntos. Es decir, la Iglesia dijo: 'hasta aquí pueden llegar, velen a sus muertos, hagan sus ofrendas y ya'. Sin embargo, en el barrio surge de repente la imagen de la Muerte que es santificada por el propio barrio. Algo a lo que, por supuesto, la Iglesia se opone, porque quieren tener todo el poder. Es decir, tú no puedes tener conecte o diálogo con la Muerte. Todo debe ser a través de la Iglesia.

"A la Virgen de Guadalupe le pides un milagro; a la Santa Muerte que te haga el paro"
Oiga, pero no me negará que la imagen es un tanto macabra…
Mire, la Santa Muerte es la señora de los ciclos. Y se nos olvida que cada noche, cuando dormimos, es un ensayo de un sueño mayor. Nos olvidamos de que la vida dura unos años y la muerte es para siempre. Por eso, aunque hay mucha gente que considera esta imagen como un realismo grotesco, en el barrio la vida y la muerte se ven como muy buenas comadres. Ambas se llevan bien, aunque cada una haga lo suyo.

Sin embargo, parece que el estigma de la violencia también ha alcanzado a 'La Flaquita'. Se dice que es la señora de los delincuentes…
Bueno, hay muchas imágenes. Homero Aridjis en su libro acerca de la Santa Muerte dice que porque en la casa del 'mochaorejas' encontraron una imagen, ésta ya se convirtió en la santa de los narcos, los secuestradores y los delincuentes. Sin embargo, en su libro puedes ver que se trata de una devoción familiar. Por eso yo diría que se trata de una imagen para ver el grado de mojigatería de la gente; para espantar pendejos que no ven más allá. Es decir, cada vez estamos más alejados de todo: si el abuelo se enferma, mándenlo a la clínica; si murió, llévenlo a un velatorio. Ya no se hace nada de esto en las casas, donde antiguamente la familia se reunía para ver el momento donde venían a llevarse al moribundo. Ahora hay un proceso de asepsia, donde hay que estar cada vez más alejados de todo lo que tenga que ver con la muerte. Pero, ¿quién no ha perdido el contacto con la realidad, con la neta? El barrio.

"La Santa Muerte es una imagen que sirve para ver el grado de 'mojigatería' de la gente; para espantar pendejos que no ven más allá"
Entonces, ¿podríamos considerarla como una especie de virgen del barrio?
No tanto. Porque la Santa Muerte sabe que, a la par de Ella, está la Virgen de Guadalupe.

Por tanto, ¿se las respeta por igual?
Es que se les piden cosas diferentes. Por ejemplo, la Guadalupe no fuma, la otra sí. Y puede fumar hasta marihuana. A la Guadalupe le pides un milagro, a la Santa Muerte que te haga el paro. La Guadalupe está en la Basílica, la Santa Muerte está siempre a tu lado, acompañándote mientras comes tus frijoles con tortillas, en el Metro, en la calle… La Santa Muerte, en definitiva, es más tolerante: cuando te toca, te toca. Cuando no, no te puede llevar. Porque ella no actúa sola, es Dios quien manda.

****

Una entrevista de Vivir para Contarlo

Para más información sobre los 'safaris' por el barrio bravo de Tepito consultar en: www.barriodetepito.com.mx

4 comentarios:

LyzM dijo...

Amor:

Excelente entrevista!!!!, y no solo lo digo porque sea tu novia.... me encanta, el talento que tienes para plasmarlo y transmitirlo en líneas, es, brillante!!!!

Y vamos al Safarii!!!!!!!! , te AmOooOOOooo

Manu dijo...

Muchas gracias amor!! Bueno, tendré que creerte jeje Muchas gracias por tu apoyo incondicional. Es muy importante para mí.

Pues ya mero! le voy a decir al señor Alfonso para que nos apunte en el próximo 'safari' por Tepis. Y mañana entrevista con Don Carlos Vega, cronista de la Catedral Metropolitana! Estoy seguro de que va a estar muy muy interesante.

Lucia dijo...

y fueron al Safari?, Que tal? Excelente artículo. No conocia tu blog, pero me gusta el estilo ligero. Bién!

Manu dijo...

Hola Lucía! (nueva por VpC??) Pues aún no me avisan de cuándo se va a realizar el próximo safari; pero queda pendiente porque sí me gustaría hacer un reportaje sobre estos 'tours' por el barrio bravo de Tepito. De todas formas te adelanto que estoy preparando un proyecto sobre el boxeo en Tepito, el cual creo que está bastante interesante, o al menos así lo intento. Gracias por tu comentario y ojalá que sigamos viéndote por Vivir para Contarlo. Un saludo!