jueves, 17 de septiembre de 2009

La Entrevista con... Miguel Ángel García Olmo, historiador y experto en 'La Leyende Negra de España en Iberoamérica'

Con motivo de las fiestas patrias, el jefe de edición de El Mundo dominical (Jotacé Cortés) me pidió algo muy interesante para completar el trabajo de sus reporteros acerca del 199 aniversario de la Independencia de México: querían conocer la opinión 'del otro lado'; saber qué piensan los españoles sobre el tema de la conquista.

En un principio pensé en escribir mi propia idea al respecto, pero inmediatamente me vino a la cabeza un par de seminarios sobre 'La Leyenda Negra de España en Iberoamérica' a los que asistí como alumno de la UCAM hace ya algunos años, los cuales fueron impartidos por
Miguel Ángel García Olmo. Uno de esos pocos profesores que te caen bien por la pasión con la que imparte sus clases y porque consigue despertar en el alumnado esa curiosidad por saber, por investigar y por conocer más allá de lo que dicen los libros.

Así que no lo dudé ni un segundo. Entré en la web de la UCAM, encontré su dirección después de unos cuantos años de no tener noticias de él, y aquí está el resultado: una entrevista 'jugosa' en la que, sin desmerecer las gestas heróicas de los libertadores mexicanos, Miguel Ángel hace una defensa apasionada y -lo más importante- argumentada de la herencia de España en toda Iberoamérica.

Bueno, a ver qué os parece. Imagino que habrá quienes estén de acuerdo con las opiniones del entrevistado y quienes no lo estén en absoluto. Por lo que os invito a dejar vuestros comentarios al respecto.

*********

"Es hora de que México absuelva a Hernán Cortés"

Sin restar méritos a los héroes, el historiador español Miguel Ángel García Olmo, revive la “historia común” de españoles y mexicanos y saca de las sombras de la Leyenda Negra la imagen de los conquistadores para quienes pide reconocer una herencia positiva.

Manuel Ureste / VPC
España no es culpable de los males que acechan a América.
Así de rotundo se muestra el historiador Miguel Ángel García Olmo, quien en entrevista para EL MUNDO analiza las luces y sombras de la historia común de dos civilizaciones que celebran durante estos días el 199 aniversario de su encuentro.

********
Dicen que España prefirió callar a que se le partiera el corazón. Pero lo cierto es que, a pesar de que la pérdida de una de sus mayores colonias no provocó, al menos en apariencia, un impacto hondo en la vida política española de aquella época, la independencia de México fue el principio del fin para aquel ‘Imperio donde nunca se ponía el sol’.
“Lo cierto es que todo se hundió de golpe cuando la Revolución Francesa y su amado hijo, el emperador Bonaparte, se fijaron en España, y contaron con la colaboración inestimable de un par de reyes y un gobernante que no eran ni sombra de lo que fueron sus ancestros”, explica el profesor de Filosofía del Derecho de la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM).
“Así que Trafalgar, Bayona, la invasión napoleónica y las violentas convulsiones que sacudían a España significaron también el fin para las colonias. Dicho sea sin quitarle mérito a las excepcionales gestas de patriotas como Miguel Hidalgo o José María Morelos, así como de la bravura sacrificial de tantos héroes anónimos que les siguieron (que tampoco faltó, por qué no decirlo, entre las fuerzas realistas)”.

La Leyenda Negra de España
Sin embargo, si en algo es experto García Olmo es en desmontar la particular ‘Leyenda Negra’ de España, como esa parte más oscura y tenebrosa que ha acompañado al país ibérico desde los lejanísimos años de Cortés hasta nuestros días.
“Lo cierto es que no sólo persiste la Leyenda Negra en Iberoamérica, sino también dentro de la propia España: periodistas y políticos nos la sirven a diario, el sistema educativo la refuerza y la enseñanza superior la remata para siempre”, explica el autor del libro ‘Las razones de la Inquisición Española. Una respuesta a la Leyenda Negra’.
Quizá por este motivo, el experto asegura que la diferencia entre lo que enseñan los libros de historia a uno y otro lado del oceáno no es tan grande, ya que, en ambos casos, siempre se señala a un único culpable: España.

"Tras la independencia, el rumbo de México no ha sido brillante por varias razones. Pero buena parte del fracaso se debe a las élites de las que se dota y a los discursos públicos que adopta"

“No hace mucho, en un curso de verano, el historiador británico Henry Kamen exclamaba, abrumado por las reacciones arrogantemente ingnorantes de los alumnos, que los españoles somos los primeros en creernos la Leyenda Negra de España”, afirma.
“Por ejemplo –añade–, todos devoramos burritos y tomamos tequila, alguno incluso cita a Diego Rivera cuando juega al Trivial, pero todos desconocen que hubo un laico español, apodado por los indios Tata Vasco [de Quiroga], que fue capaz de levantar una utopía cristiana y humanista en Michoacán que, a diferencia de la de Tomás Moro, fue real, extensa y duradera; y cuyo mensaje hoy olvidado de consideración y entrega al indígena y a su promoción integral podría contribuir mucho más que todas las teologías políticas a esa ‘civilización del amor’ que el otro día reclamaba monseñor Patiño en la Misa por la Patria celebrada en Córdoba”.

Ahora bien, Leyenda Negra aparte, lo cierto es que la Conquista dejó tras de sí una imagen negativa de España como un país sanguinario y destructor que, incluso, es utilizada hoy día como ‘pretexto’ por parte de aquellos países que fueron colonizados para justificar males como el de la corrupción política.
“Quizá todo se deba a un problema de conciencia por parte del pueblo mexicano, que es consciente de haber sido parte activa de una historia común de la que ahora sólo quiere ver las sombras, que proyecta agrandadas sobre la otra parte”, argumenta el profesor de la UCAM.
“Tras la independencia –continúa– el rumbo de México no ha sido brillante por varias razones. Pero buena parte del fracaso se debe a las élites de las que se dota, a los discursos públicos que adopta, a su sistema de enseñanza, a las ideologías que sigue y a los ‘egos’ que ha servido y sirve”.

"El balance de la conquista, colonización y evangelización de América fue positivo para la metrópoli, para el continente y para el resto de la humanidad"

Y no sólo eso. García Olmo va incluso más allá: “Me atrevo a afirmar que el balance de la conquista, colonización y evangelización de América fue positivo para la metrópoli, para el continente y para el resto de la humanidad”, afirma rotundo, no sin dejar de admitir que “nadie discute que hubiese también densas penumbras, y valles de dolor y pecado, aunque los seguirá habiendo mientras haya hombre”.

El Conquistador de México
Otro de los personajes más castigados por la Leyenda Negra es, sin duda, Hernán Cortés.
Admirado y odiado a partes iguales, el llamado ‘Conquistador de México’ pasó a la historia para unos como el gran líder carismático que hizo posible la conquista de la más extensa, poblada y evolucionada provincia de ultramar que tuvo la Corona, mientras que para otros se trató más de un oportunista, que traicionó incluso a su país, y que no dudó en cometer masacres para abrirse paso con sus caballos y armas revolucionarias hasta el corazón azteca.
“Sustituya Tenochtitlán por Ciudad de México” –sugiere García Olmo–. “Y deje caer entre líneas, ‘Alhóndiga de Granaditas’ o ‘Saqueo de Guanajuato’, y verá que ambas versiones sirven también para tratar de entender a Miguel Hidalgo y Costilla”, explica el profesor, que añade al respecto que “por lo que sabemos de Cortés, cuadrarían también con sus más profundas convicciones las palabras atribuidas a Morelos ante el pelotón que lo ejecutó: ‘Señor, si he obrado bien, tú lo sabes. Pero si he obrado mal, yo me acojo a tu infinita misericordia”.
Precisamente, apunta, “la Iglesia está volviendo a insistir estos días en que Hidalgo y Morelos no murieron excomulgados, sino reconciliados con Dios”. Por lo que, concluye, “creo que ya es hora de que también el pueblo mexicano absuelva definitivamente a Cortés y dedique tiempo a considerar su indudable grandeza épica, humana y espiritual”. Ya que, “a lo mejor de esa manera, se encuentra también a sí mismo”.

Entrevista publicada en diario EL MUNDO, el domingo 12 de septiembre.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy de acuerdo con Miguel Angel Garcia Olmo. Soy mexicano, vivo en México y he padecido como todos nosotros los pésimos programas de educación. Para empezar, los libros de historia nos han contado de héroes que no lo son tanto y de villanos que tampoco lo son plenos.
Lo mejor que nos dejaron los españoles fué sin duda la religión católica. Es lo que realmente nos mantiene en pie, después de décadas y décadas de malos gobiernos.
Saludos
Sergio Ramírez

Manu dijo...

Hola Sergio!
muy interesante tu aportación. Sólo un apunte: en España no está mucho mejor la educación. De hecho, parece increíble que un suceso de la trascendencia histórica del descubrimiento de América casi pasa desapercibido en nuestros libros de texto de educación escolar. O lo cuentan como algo anecdótico...
En mi caso, si mal no recuerdo, estudié el tema de la conquista cuando iba a quinto o sexto grado (tenía yo unos doce años) y a partir de muy poquito más. Parece que preferimos enfocarnos más a las guerras napoleónicas y a los conflictos mundiales (que por supuesto fueron de una grandísima importancia) y no tanto a educar sobre, en mi opinión, el mayor acontecimiento de España como nación.
Es decir, a todos nos enseñan quién era Cristobal Colón y que no se sabe muy bien si era andaluz, de génova o portugués. Pero no se profundiza casi nada en todo lo que acarreó aquel Imperio donde nunca se ponía el sol. Por eso cuando tuve la oportunidad de asistir a este taller de la 'Leyenda Negra de España en Iberoamérica' del profesor García Olmo me quedé tan fascinado con lo que allí se enseñaba.
En fin Sergio, que muchas gracias por tu comentario y te invito a que sigas al pendiente. Saludos desde esta tu tierra mexicana.

Anónimo dijo...

No creo que la conquista ha dejado todo lo malo, al contrario, pienso que el propio país y me refiero a todos, entre ciudadamos, gobierno, políticos, no ha sabido llevar bien una estructura consolidada.

Tenemos el ejemplo de la misma España, en tiempos de Franco, como vivían reprimidos en todos los aspectos, y lo rápido que han salido adelante. México, sin estar en dictadura, nunca ha podido avanzar, nos invade la corrupción y la falta de educación. Somos racistas entre nosotros mismos, malinchistas...

Y como nos cuesta reconocer a todos esos españoles que fueron exiliados en el gobierno de Lázaro Cárdenas, que de aqui salieron grandes catedráticos de la UNAM.

El mismo Miguel Hidalgo y Costilla, hijo de españoles, salió en defensa del pueblo mexicano y esto lo hizo junto con otros criollos...pero no estoy segura si los mexicanos realmente conocen su historia, siendo yo mexicana, a veces tengo mis dudas.

Cuando se mencionan las masacres de Hernán Cortés, no nos acordamos que los aztecas eran los mas guerreros y sacrificaban a su misma gente, no sin olvidarnos que también organizaban matanzas y creaban guerras con el resto de civilizaciones, se conocían como los más rebeldes y guerreros, pues gobernaban al resto de tribus.

A mi parecer, el mas preciado legado de todo esto, es el idioma que nos dejó. Es una barrera menos que tenemos para abrirnos al resto de paises de habla hispana. Que tu puedas venir a Europa, a España y puedas visitar, conocer su cultura y no tengas problemas con el idioma, esto es abrirte las puertas.

saludos...

Naita