sábado, 2 de agosto de 2008

LA 'ESTRELLA' DEL ROCK Y EL 'COWBOY'

Uno, es negro. O afroamericano si lo prefieren.
Acaba de realizar una
gira triunfal por Oriente y Europa al
estilo The Beatles, y goza de niveles
de popularidad en el Viejo Continente
propios de la banda de Sir Mick Jagger
y compañía.
El otro, por su parte, sirvió con hono-
res en Vietnam y es republicano. Como
su compadre, George W. Bush. Aunque
a este último eso de servir a la patria y
jugarse el pescuezo en medio del desier-
to o la selva sólo lo hace jugando con
Collin Powell a la Play Station.












Barack Obama y John ‘cowboy’
McCain
son como una película de Pedro
Almodóvar y Roman Polanski: no se
parecen en nada. Son guiones exagera-
damente distintos y contrapuestos.
El argumento del cine de autor a
la europea de Obama es sencillo y
complicado a la vez. Change. We can
believe in!

Podemos cambiarlo. Bien. Bonito y
además necesario. De ahí que Europa,
harta de aguantar la ‘War on Terror’ de
Bush, la Condo, y el listillo de la clase,
Donald Rumsfeld, se rinda ante los pies
de alguien que, al menos, propone dar
un giro a la desastrosa política de la
actual Administración estadounidense.

Así quedó demostrado en las calles de
Berlín, cuando el senador de Illinois
dijo, a lo John Fitzgerald Kenney,
aquello de “juntos, debemos derribar los
muros del Siglo XXI”. Y claro, algunas
(y algunos) quisieron hasta lanzarle la
ropa interior. Plas, plas, qué grande es
este morenito tan guapo.

En cambio, el argumento de la
típica americanada de McCain, estilo
‘Independence Day’, con Will Smith
fumando el puro de la victoria después
de patear, él solito, el gran culo de esos
marcianitos tan malos, ofrece más de lo
mismo. Es como esas películas de susto
fácil para adolescentes de universidad
yanqui, tipo Scream o Sé lo que hicísteis
el último verano
. Si viste la primera, has
visto el resto de la trilogía.

En este sentido, frente al discurso,
según las críticas, “rosa” y propio de
“Walt Disney” de Obama, John Mc-
Cain prefiere no salir de Estados Uni-
dos para anunciar a los cuatro vientos
lo bien que lo va hacer si lo eligen
presiente. Como mucho, va a México
a visitar la Basílica de la Virgen de
Guadalupe (Virgencita, que me quede
como estoy) y de paso ofrecerles la
gran solución a los chilangos: sí, el
narcotráfico es muy malo. De verdad
que sí. Por cierto, vamos a construirles
algunos muros de unos cuantos miles
de kilómetros, y unas barreras virtuales
que van a quedar muy chidas. Órale, ya
verán. Mientras, los fieles le aplauden y
dicen, oh, qué gran hombre, que viene a
visitar a nuestra Virgen.

Sin embargo, el discurso de Obama
ofrece algo diferente. Aún no sabemos
si factible o no, pero al menos propone
soluciones para intentar remediar el
tremendo desaguisado que ha generado
la política preventiva de Bush en todo
el mundo. Para empezar, Irak. País que,
por cierto, no hace frontera con Pakis-
tán, tal y como afirmó recientemente
McCain (al igual que Bush, la Geografía
no es su fuerte). Y para continuar, Afga-
nistán, Irán y Corea del Norte. Prestan-
do especial atención a toda la zona de
Medio Oriente, que en la actualidad es
un nido de terroristas, en gran parte,
gracias a la famosa Guerra del Terror de
la Administración actual.

Ahí está la clave de por qué 200.000
berlineses, muy poco dados a las para-
fernalias políticas -y menos, si vienen de
los Estados Unidos-, aclamaran al sena-
dor afroamericano durante su discurso.
Pero que nadie se lleve a engaño.
Obama no ha ganado absolutamente
nada. Y puede que no lo haga nunca.
Porque una cosa es que en Europa, har-
tos de guerras ilegales con el sello ame-
ricano, se le admire y hasta idolatre, y
otra muy distinta, lo que el americano
medio tenga pensado a votar.

Es más, el entusiasmo global puede
jugar en contra del aspirante demócra-
ta. Ya que, a buen seguro, va a activar
aún más el voto republicano, siempre
fiel a las urnas. En cambio, tal y como
ha demostrado la Historia, el voto de-
mócrata es mucho más impredecible.









Asimismo, McCain comienza a
contragolpear duro jugando la baza
de hacer política dentro del país en
momentos de especial sensibilidad
económica. Y atacando las dudas del
senador de Illinois en cuestiones vita-
les como la retirada estadounidense de
Irak, el cambio climático o el estatus
de Jerusalén.

Y lo más importante de todo a te-
ner en cuenta: al presidente de Estados
Unidos no le eligen los europeos. Ni
los políticos, ni los titulares de prensa
del Viejo Continente. Sino sus conciu-
dadanos y un sistema electoral comple-
jo y con algunas lagunas. Y ésa, my friend,
ya es otra historia. Y si no, pregunten a
George W. Bush.

5 comentarios:

Al-Duende dijo...

Muy buen análisis, mi buen Manuel. Muy acertado en cuanto se supone de Obama desde Europa, y lo que después vota el norteamericano medio. Ya estoy oyendo aquello de que Obama es el JFK del siglo XXI, pero es que eso mismo dijeron del sr. Gore. Y todo para que Bush Jr. le arreara una patada electoral en el trasero. En un mundo enfermo, ganan los políticos enfermos. Y el de Illinois está cuerdo, demasiado cuerdo, para la máquina de generar sustos que viste a la política al otro lado del Atlántico (o en el mismo lado, si se escribe desde tu México lindo y cabrón).

Estás tardando en enviarme un listado de mexicanismos, tipo chido, órale y demás. Aunque hace ocho años de aquello, no puedo olvidar los once meses consagrados a Notimex, y las correrías con César Velázquez (por cierto, a ver si me averiguas algo de él -corresponsal jefe en Europa hasta 2001).

Un fuerte abrazo.

Txakal dijo...

Qué pasa mi panna! Veo que te va bien en el país de las enchiladas.
Cuando pases por Murcia acuerdate de los lugareños y da un toque. Enhorabuena por el blog, te seguiré.
Un abrazao muy fuerte.
Raúl(tu panna)

Txakal dijo...

Qué pasa mi panna! Veo que te va bien en el país de las enchiladas.
Cuando pases por Murcia acuerdate de los lugareños y da un toque. Enhorabuena por el blog, te seguiré.
Un abrazao muy fuerte.
Raúl(tu panna)

Txakal dijo...

Qué pasa mi panna! Veo que te va bien en el país de las enchiladas.
Cuando pases por Murcia acuerdate de los lugareños y da un toque. Enhorabuena por el blog, te seguiré.
Un abrazao muy fuerte.
Raúl(tu panna)

Puma dijo...

Comparto ese análisis que has hecho de las 2 opciones que nos ofrecen para la próxima elección del Presidente de EEUU. Quiero resaltar que todo lo que podemos pensar desde el viejo continente nada tiene que ver para lo que piensen y hagan los "americanos". Yo jamás pensé que Bush fuera reelegido después de la guerra de Irak y su política exterior e interior, pero mirá tu, los americanos no hay quien los entienda, pero así es la democracia no??

A día de hoy tengo esperanza en que la alternativa demócrata pueda ocupar la Presidencia para de alguna forma dar un giro tanto a nivel interno como a nivel exterior, pues en el viejo continente necesitamos de alguna forma que las cosas giren hacia otro rumbo pues estamos siendo afectados directamente.

Me alegro todo te vaya bien. Un saludo de tu amigo Fargo.