sábado, 6 de junio de 2009

'La Reina del Sur'

"Sonó el teléfono y supo que la iban a matar"...

Manuel Ureste
La Reina del Sur’, del escritor español Arturo Pérez-Reverte, narra a través de 523 páginas (editorial Punto de Lectura) la vibrante historia, ‘supuestamente’ ficticia, de Teresa Mendoza, narcotraficante, que sin cártel alguno y empezando desde cero, llegó a ser la más poderosa e influyente dentro y fuera de un ‘negocio’ dominado tradicionalmente sólo por hombres.

“Lo supo con tanta certeza que se quedó inmóvil, la cuchilla en alto, el cabello pegado a la cara entre el vapor del agua caliente que goteaba en los azulejos. Bip-bip. (...) En el estéreo del dormitorio, los Tigres del Norte cantaban historias de Camelia la Tejana. La traición y el contrabando, decían, son cosas incompartidas”...
Todo comienza en Culiacán, Sinaloa. Teresa Mendoza recibe perpleja una llamada que nunca esperó tener que contestar. “Si alguna vez suena, es que me habré muerto”, le había dicho en alguna ocasión medio broma, medio en serio, su novio, el ‘Güero’ Dávila, piloto de aviación del cártel de Juárez, experto en hacer entregas a uno y otro lado de la Unión Americana.

“Entonces, corre. Cuanto puedas, prietita. Corre y no pares, porque ya no estaré para ayudarte”.
En efecto, habían quebrado al Güero. “Se vio en el gran espejo del armario: desnuda, mojada, el pelo oscuro pegado a la cara, y entre sus mechas los ojos negros muy abiertos, desorbitados de horror. Corre y no pares, había dicho el Güero y la voz que repetía las palabras del Güero. Entonces empezó a correr”.

A partir de ahí, Teresa comienza su particular descenso a los infiernos. Perseguida, revólveres Phyton en mano, hasta ser cazada por el ‘Gato’ Fierros y Pote Gálvez, dos sicarios a sueldo –herencia del Güero, nada personal– ‘la Mejicana’ (como pronto se la conocería en España) consigue escapar de sus captores –no antes sin ser violada– y acude a don Epifanio Vargas, un viejo capo de la droga reconvertido a la vida política de Sinaloa, y que siempre había tenido un trato fraternal hacia el difunto narco y su novia.

“Él te ayudará”, le había dicho el Güero. Sin embargo, no todo resultaría tan fácil. Nada de hecho lo es en un mundo de fieras donde, como cantan los propios Tigres del Norte, “los contrabandistas nunca perdonan nada”...

“En aquellos tiempos era una de tantas. La chava de un narco. Con la diferencia de que no se teñía el pelo de güera y que tampoco era de las buchonas que les gusta aparentar” (César ‘Batman’ Güemes, narcotraficante mexicano para el que trabajaba el ‘Güero’ Dávila).
Posteriormente, y con un poco de ayuda de aquí, y otro de allá (también ‘herencia’ del Güero), Teresa Mendoza llega con poco más que unos pantalones de mezclilla y un par de blusas a Melilla, ciudad española en el norte de África, donde trabajará en el club nocturno de Dris Larbi llevando la caja registradora (siempre tuvo buena cabeza para los números). Allí, en ese club, conocerá una noche a Santiago Fisterra, un joven gallego, bien parecido, moreno y con un tatuaje de Cristo en el antebrazo derecho, y con el que compartirá sábanas, el gusto por el mar... y las lanchas ultrarrápidas ‘Phantom’.

Y es así como, poco a poco, y tras una breve estancia en prisión –donde conocerá a Pati ‘la Teniente’ O´Farrel, quien le ofrecerá en una noche de mariachis y tequila Herradura reposado un ‘tesoro’ en forma de 500 kilos de cocaína perdida en una remota cueva submarina del Mediterráneo–, Teresa ‘la Mejicana’, con jota, irá convirtiéndose en ‘La Reina del Sur’, la narcotraficante más importante del momento, capaz de introducir marihuana de Marruecos en cualquier punto de Europa a través de su meticulosa ‘organización’ Transer Naga, con sede social en el paraíso fiscal del peñón de Gibraltar, múltiples empresas tapadera en Marbella, y todo un ejército de abogados al frente del cual estaría Teo, ‘el Águila española’ Aljarafe.

Sin embargo, ‘La Reina del Sur’ no es sólo un trepidante narcocorrido de más de 500 páginas. No. En realidad, se trata de mucho más: es una novela sobre el amor y la ausencia de amor, sobre la soledad del dinero, sobre cientos de colillas en el cenicero y tequila reposado en la mesa de madera, y en donde la protagonista involuntaria de una vida que no ha elegido, frecuentemente no reconocerá a la chica asustada con el pelo mojado que la mira desde el otro lado del espejo.

En definitiva, y superando totalmente todos los tópicos, ‘La Reina del Sur’ es una historia contada con un lenguaje original, con los modismos de uno y otro mundo, fascinante de principio a fin. Inolvidable. De esas que te hacen echar de menos a los personajes la noche siguiente de haber acabado la novela.


Reportaje publicado sábado 6 de junio de 2009, en Diario EL MUNDO (plazas Córdoba, Orizaba y Tehuacán).
Crédito de la infogragía y diseño de la página: Francisco Pineda


************

II Estilo: entre lo literario y lo periodístico

Fiel a su estilo, Arturo Pérez-Reverte consigue ‘enganchar’ al lector con una mezcla permanentemente de lo literario con lo periodístico, haciendo que la frágil línea entre el mito y lo real se confunda con gran facilidad. Serán, por tanto, muy frecuentes las referencias a entrevistas que el autor mantuvo con todo tipo de fuentes para conocer mejor a ‘La Reina del Sur’: desde periodistas mexicanos y españoles, a capos de la droga como César ‘Batman’ Güemes, pasando por agenges de la Guardia Civil, Policía Aduanera, etcétera.


II ¿Del Sur... o del Pacífico?
Una de las ‘confusiones’ más frecuentes relacionada con la novela de Reverte, tiene que ver con Sandra Ávila Beltrán, conocida como ‘La Reina del Pacífico’, persona totalmente real por cuyas manos pasaron un sinfín de joyas y millones y millones de dólares, encarcelada precisamente en la actualidad por su supuesto vínculo con varios cárteles de la droga a uno y otro lado de la Unión Americana.
II La propia Sandra critica en el libro de Julio Scherer, ‘La Reina del Pacífico’, que la novela de Pérez-Reverte la perjudicó en cierta manera, pues muchas personas creen que ella es, en realidad, esa ‘Reina del Sur’ de la que habla el escritor español en su novela. Por el momento, parece que la única coincidencia entre ambas ‘reinas’ es que tanto Sandra como Teresa, salvando las distancias, fueron mujeres ‘pioneras’ en un mundo dominado tradicionalmente por hombres.

***************

II El Corrido de 'Los Tigres del Norte'




La Reina del Sur


Voy a cantar un corrido, escuchen muy
bien, mis compas.
Para la Reina del Sur, traficante muy famosa,
nacida allá en Sinaloa, la tía Teresa Mendoza.
El güero le dijo a Tere: -Te dejo mi celular.
Cuando lo escuches, prietita,
no trates de contestar.
Es porque ya me torcieron
y tú tendrás que escapar.
El güero Dávila era piloto muy arriesgado.
Al cártel de Ciudad Juárez,
les hizo muchos mandados.
En una avioneta Cesna, en la sierra, lo mataron.
Dijo Epifanio Vargas: -Teresa, vas a escapar.
Tengo un amigo en España,
allá te puede esperar.
Me debe muchos favores y te tendrá que ayudar.
Cuando llegó a Melilla, luego
le cambió la suerte.
Con don Santiago Fisterra,
juntaron bastante gente,
comprando y vendiendo
droga, para los dos continentes.
Manola Céspedes dijo: -Teresa
es muy arriesgada.
Le vende la droga a Francia,
África y tambien a Italia.
Hasta los rusos le compran;
es una tía muy pesada.
Supo aprender el acento que se usa
por toda España.
Demostró su jerarquía como
la más noble dama.
A muchos los sorprendió Teresa
la Mexicana.
A veces de piel vestía, de su tierra
se acordaba, con bota de cocodrilo,
y avestruz la chamarra.
Usaba cinto piteado,
tequila cuando brindaba.
Era la Reina del Sur.
Allá en su tierra natal.
Teresa la Mexicana, del otro lado del mar.
Una mujer muy valiente,
que no la van a olvidar.
Un día desapareció
Teresa la Mexicana.
Dicen que está en la prisión,
otros que vive en Italia,
en California o Miami,
de la Unión Americana.


5 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué grande es Perez Reverte, me encanta leerle por que siempre me sorprende.

Yey dijo...

Grandiosa esta historia de La Reina del Sur, esta buena, que aunque se dice ficticia se hace real al imaginarla, desde que comencé a leerla seguí todos sus pasos de esta mujer... pero los perdí como se perdió ella...

gracias por subir a mi tren loco, ya te había leído mas antes, pero por una u otra cosa no había comentado.

y pues aqui tienes una lectura más, me ha encantado todo lo descrito de mi país mexicano, espero que estes disfrutando aprender de este país, que es muy bueno pero con una gran dosis de maldad jeje pero con eso hemos vivido...

saludos Manu

Anónimo dijo...

Pocos van a ser los medios de comunicación que se hagan eco de que en Albacete, el Martes 23 de Junio, a las 10:30 en el Altozano vaya a haber una concentración para reivindicar unas condiciones laborables dignas en el sector de la prensa y audio-visual, por eso, te pedimos que nos eches una mano, ¿Qué como pudes ayudarnos?, pues simplemente mencionándolo en tu blog, nos interesa que todo el mundo se entere de la situación que vive este sector, estén o no relacionados con él, y ya sean de Albacete, Madrid, Orense o Parla.

Los medios de comunicación no nos van a ayudar, pero tú si puedes hacer que tus lectores se enteren de esta situación, con eso nos basta y nos haces un favor enorme. Al igual que a ti, vamos a mandar este email a otros blogs, asociaciones y webs de sindicatos para que esta concentración tenga la mayor repercusión posible.

Gracias de antemano desde Albacete.

Puedes ver más información sobre la concentración en estos enlaces:

Gráficos de Albacete
miciudadreal.es
confidencialba.blogspot.com

Anónimo dijo...

mmm....te libraste de una paliza....muy buen artículo, si señor!!

Espero que tengas la misma o mejor sensación con mil soles espléndidos

uN abrazo!

abdel dijo...

la historia de la reina del sur muy buena
teresa mendoza te amo mucho mucho