miércoles, 15 de abril de 2009

El anuncio de Burger King


Manuel Ureste / Vivir para contarlo
Claro, ellos no querían ofender ¿sabe usted?. Ni tampoco reírse de los mexicanos, que, por cierto, son muy machines y no todos son chaparros (ni van con máscaras del Místico por la calle haciendo llaves imposibles a todo 'kiski' que se le ponga por delante).
Nommmbre no. ¡Pues cómo cree compadre!. Ni mucho menos. Vamos, que a 'naiden' se le ocurra semejante pendejada porque se está llevando al engaño. Lo que pasa es que en Burger King, el 'otro' gigante de la comida 'fasfú' norteamericana, son muy ingeniosos en eso de anunciar hamburguesas 100 por ciento vacuno libre de grasas naturales y la chingada.
Porque no me digan que la idea no era cojonuda: Let´s see guys. ¿Cómo anunciamos una hamburguesa que mezcle (si es que eso es posible) lo mejor de Texas y México? Uhm. A ver, a ver... Chale. No sé canijo. Déjame pensar tantito. ¡Órale cabrón!: lo tengo. Ponemos a un vaquerito cowboy gringo de ojos azules, bien alto él, fórnido chicarrón del sur, y con un buen pistolón (atado a la cintura, claro) al ladito de un mexicano, chaparro, gordo, algo gandul, ataviado en un poncho de cinco pesos que además resulta ser la bandera de la patria, y listo. Así nomás: ¡al carajo los símbolos nacionales! Agg. Total, si la campaña es para España. Qué importa. ¡No pasa nada míster mariachi!. No sea enojón.

En fin, pues parece que la idea no ha sido tan brillante (¿o sí? Al fin y al cabo estamos hablando de la campaña). Porque resulta que el propio embajador de México iba un buen día caminando por las calles de Madrid cuando, órale cabrón, se encuentra con la publicidad de frente, así a 8 columnas y full color. Y claro. A pesar de que el eslogan de la campaña era 'Texican: unidos por el destino', pues la idea no le pareció muy chingona, la neta. Más bien porque, no séee Máster, parece que, aparte de ofensiva con todo un pueblo, es machacona; repitiendo again unos estereotipos que ya nada tienen que ver con el mexicano del año 2009, y que además incitan al enfrentamiento, a la discriminación, y, sin ser alarmistas, al racismo más absurdo: mira mijo, nosotros los gringos somos así, y los pinches mexicanos de allá abajo son asao. Tú compara lo chulos que somos.

Pero claro, la dirección de la hamburguersera (¿existirá ese término?) en España ya se ha apresurado a decir que no, que ninguna culpa tienen si nadie les comprende su creatividad (ya saben, la publicidad es agresiva y todo el rollo). Que ellos "únicamente pretendían mostrar las influencias (en la hamburguesa) del suroeste de Estados Unidos y de México". Pero vamos, que no hay bronca. Que si se van a hacer sus moños pues la quitan y listo. Total, bastante experiencia tienen ya en eso de denigrar a otros países impunemente.

3 comentarios:

Al-Duende dijo...

Sí, la verdad es que la campaña parace más propia de algún lumbreras ibérico que de un aguerrido marketing-boy de los de la América richachona y despilfarradora (la de la crisis, ¿tendrá relación, inquiero, so pena de resultar políticamente alarmante?). Un estereotipazo bestial. Incluso para ellos: dudo de que muchos texanos del año 2009 se identifiquen con el gringo fornido, albiojoso (otro término que saco de la chistera) y empistolado. Digo.

Al-Duende dijo...

Sí, la verdad es que se las trae la campaña, más propia de un lumbreras de pata negra ibérica (y eso que aquí están los mejores creativos del mundo, pero no hablo de ellos, sino de los otros ibéricos, babosones y meapilas), que de un formado marketing-boy de la America rica y despilfarradora (¿tendrá esto último que ver con la crisis, inquiero, so pena de resultar políticamente demente?). Incluso es un estereotipo para ellos: ¿cuántos gringos texanos del año 2009 se sentirán identificados de veras con las chorreras, los ojos azules y el pistolón al cinto?

Idaly dijo...

No cabe duda que tu escrito Manu incita al debate y das pie a criticas muito interesantes. Es cierto que dichos estereotipos del gringo de Texas y del mexicano son parte de una imagen que està fuera lugar en estos tiempos, se quedan cortos. Pues tanto el texano ya no se identifica con el boy ranchero, como los mexicanos sabemos que ya no encaja dicha imagen en un paìs que, como bien lo dirìa Leslie Simpson, es de: "muchos mexicos". No es lo mismo un mexicano del norte a uno del centro o del sur. Acepto que fue la visiòn que se tuvo en el exterior del mexicano borracho,chaparron, sombrerudo, machista que presume sus pistolas a los lados y que deambula entre nopales. Fue de las vagas conexiones entre los paìses en la primera mitad del XX. Vaya marketing de las hamburguesas muy vàlido en estos tiempos cuando sòlo interesa vender. La verdad es que no me imagino preguntandoles a amigos de Madrid que si les gustarìa anunciar un producto con otros de mis cuates del paìs Vasco, o no sè,o con Africa del Norte, oh Dios!, que no se ofendan mis grandes compas y amiguìsimos africanos. No creo que les llame mucho la atenciòn a ninguno de ellos. Lo que si sè es que a mi hermana la texana le encantan las hamburguesas en todas sus presentaciones y me dirìa, ademàs, que ella prefiere irse de shopping.
Mientras yo, sigo escribiendo...

pd. Ey Manu, en Argentina hay: "Galleterìas", "whiskerìas","pancherìas" seguro que sì hay "hamburgueserìas" jiji
Abrazote y besazo Manu
Idaly